La cultura popular está llena de creencias, mitos y leyendas que construyen la identidad de un pueblo y lo guarda en el imaginario colectivo de sus habitantes. Cuba no es ajeno a ello y posee un montón de historias con seres únicos.

La leyenda de «El Güije»

Cuenta la leyenda que en las montañas y ríos de Cuba vive un personaje muy especial. Los que lo han visto aseguran que apenas mide un metro de altura, tiene la piel morena, una larga y desgreñada melena además de ojos saltones y dientes afilados. Este personaje es el Güije, un duende protector de las plantas y animales del monte que impone severos castigos a quienes maltratan la naturaleza.

El Güije de Cuba

Dicen que llegó a Cuba desde África en la época en la que miles de personas fueron llevadas hasta allí para trabajar como esclavos en la isla caribeña. Lo cierto es que, como todo buen «duende«, es algo travieso y le encanta jugar con los niños y niñas que deambulan por las zonas rurales en busca de riachuelos y charcas donde refrescarse del intenso calor de la isla. Parece ser que antiguamente el Güije también se utilizaba por los adultos para «asustar» a los más pequeños y evitar que se portaran mal en casa.

El «Güije» en Tope de Collantes

A pesar de todas estas historias, durante nuestro viaje a Cuba nuestros pequeños Xavi & Àlex dedicaron parte del tiempo en buscar a este peculiar duendecillo, aún sabiendo que quizá les podría hacer alguna de sus múltiples travesuras. Fue en el Parque Natural Tope de Collantes, concretamente en El Nicho, donde nos dijeron que podríamos encontrarlo ya que parece ser que le gustaba deambular a través de esas montañas y cascadas de agua.

El Nicho en Cuba

Una vez allí, durante varios momentos creímos verlo escondido detrás de los árboles y la frondosa vegetación. Pero siempre que nos acercábamos era como si la sombra que habíamos divisado acabara esfumándose. Incluso hubo un momento en que una voz de niño parecía llamar a Xavi… Fuera lo que fuese, creemos que el Güije andaba cerca y que probablemente le habría gustado jugar con nuestros niños además de nadar con ellos en aquel maravilloso lugar.

Tope de Collantes

Así que a pesar de no haberlo visto en persona, estamos seguros de que el Güije existe y que vela por los parques naturales de Cuba, para que sean cuidados y conservados por las personas. De lo contrario actuará y los castigará por ello…

Interacciones con los lectores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros post que podrían interesarte...