Lisboa es una ciudad muy atractiva que sin tener la fama de otras grandes capitales europeas goza de enormes atractivos para poder pasar una estancia de lo más agradable. Si bien en un fin de semana se pueden ver sus lugares más emblemáticos pudiendo captar la esencia de la ciudad, recomendamos al menos 4 días para poder saborearla plenamente disfrutando cada momento. Y ya que hablamos de saborear, en este post vamos a contar algunos de los mejores lugares para comer y beber en Lisboa, aunque en este caso de una manera algo especial.

Durante nuestra estancia lisboeta tratamos de huir de los lugares masificados y explotados, buscando conocer esa Lisboa más alternativa y desconocida. Si bien es cierto que hay sitios totalmente recomendables y a los que obviamente fuimos, también comimos y bebimos en lugares de esos que no suelen salir en los blogs y guías de viaje.

Dónde comer y beber en Lisboa

Queremos recordarte que los lugares que recomendamos en este post están basados en nuestra propia experiencia y que detrás de ello no existe ningún tipo de colaboración o patrocinio.

Y ahora sí, comenzamos.

Visitar el mercado de Arroios

Nuestra primera recomendación se sitúa en el Mercado de Arroios, uno de esos lugares poco conocidos pero a los que vale la pena ir. Se trata de un mercado de barrio, típicamente portugués y en el que únicamente van a comprar los lugareños. Lo mejor de todo es que en su interior hay varios restaurante muy interesantes en los que tomarse algo o comer. Nosotros te recomendamos dos de manera más especial.

Restaurante Ha Tapas no Mercado

Nuestro preferido. Cocina casera, productos autóctonos, vinos de calidad y trato inmejorable de los dueños. ¿Qué más se puede pedir? Además, si sois amantes de los quesos debéis saber que este restaurante ofrece el mejor queso de la Serra da Estrela, uno de los grandes secretos de Portugal. Este queso está considerado como una de las mayores delicias gastronómicas del mundo.

Ha Tapas no Mercado

Restaurante Mezze

Restaurante regentado por una familia siria. Comer en este lugar se convierte en una experiencia gastronómica en el entorno más solidario, ya que el restaurante trabaja con un proyecto humanitario relacionado con los refugiados sirios. Su carta conformada por varios menús de oriente medio, ofrece distintos platos caseros, simples y con ingredientes frescos. Os recomendamos reservar previamente debido a la gran popularidad que ha conseguido este lugar en los últimos tiempos.

Probar los auténticos pasteles de Belém

Aunque este es el plan menos alternativo que os proponemos debido a la fama de su lugar, no hemos podido evitar escribir sobre el lugar donde probar los auténticos pasteles de Belém: La fábrica dos Pastéis de Belém.

La receta de los auténticos pasteles de Belém fue creada por los monjes del Monasterio de los Jerónimos (situado justo al lado) allá por 1837. Aún hoy en día la receta sigue siendo un misterio y está guardada en una cámara secreta donde solamente tienen acceso un par de personas. Por eso los originales pastelitos solo se pueden probar en esta histórica fábrica.

En el resto de la ciudad podéis encontrar el sucedáneo de estos dulces pero bajo el nombre de “pasteles de nata” ya que no se puede utilizar ni el nombre ni la receta patentada hace años por los propietarios de la fábrica. Siendo honestos probamos muchos pastelitos por toda la ciudad, pero ningunos como los de la Fábrica dos Pastéis de Belém. Os aconsejamos desayunar en este famoso lugar que para nosotros ha sido todo un acierto. Mejor levantarse temprano porque el sitio se peta al final de la mañana.

Fábrica Dois Corvos

Si os gusta la cerveza artesanal, la Fábrica Dois Corvos es vuestro sitio. Se encuentra situada en Marvila, un barrio tranquilo entre viejas fábricas y muelles portuarios. Generalmente los barrios cercanos a los puertos siempre esconden pequeños secretos, pues son ese tipo de lugares que muchos intuyen pero que nadie conoce. Esta fábrica es un buen ejemplo de ello.

Cervecería artesanal Lisboa

Lugar transgresor pero de ambiente tranquilo, su staff os ofrecerá cervezas artesanales de alta calidad y frescas. Es curioso cómo la sirven directamente de los fermentadores hasta las jarras por los diversos caños.

Aunque es cierto que está un poco alejado del centro, un buen plan sería ir a media tarde a tapear y tomar unas cervezas para terminar el día en la Fábrica do Braço de Prata, la cual se encuentra muy cerquita de aquí. Esta antigua fábrica se ha reconvertido en un lugar sorprendente que vale la pena visitar. Te contamos más sobre ella y otros lugares alternativos de Lisboa en el siguiente post.

Qué ver en Lisboa, planes alternativos

Comer en un restaurante tradicional de Lisboa

Otro sitio alternativo a los renombrados restaurantes abarrotados de turistas y caros, son sin duda los pequeños restaurantes locales que se caracterizan por el trato familiar, productos caseros, calidad y autenticidad. Son la opción perfecta para una experiencia gastronómica de alto nivel en Lisboa.

Dando un significado notable al dicho de “allá a donde fueres, haz lo que vieres”, os recomendamos varios lugares en los que comer como auténticos lisboetas.

Restaurante Sinal Verde Lisboa

Aparte del restaurante local Há Tapas no Mercado situado en el Mercado Arroios del que ya os hemos hablado con anterioridad, otro de nuestros restaurantes preferidos sin duda es el Sinal Verde, situado en el Barrio Alto. Siguiendo la recomendación de una lisboeta de adopción, en este lugar probamos el mejor «bacalao a bras» de toda la ciudad, además con una inmejorable relación calidad-precio.

Bacalao en Casa Portuguesa del Pastel del Bacalhau

No te puedes marchar de Lisboa sin probar sus famosos pasteles de bacalao. En cualquier esquina, calle o plaza encontraras locales donde degustar esta delicia, aunque nosotros te proponemos hacerlo en el lugar más emblemático de Lisboa, la Casa Portuguesa del Pastel del Bacalhau. Aunque con un precio algo prohibitivo, aquí podrás degustar sus gigantes buñuelos de bacalao junto con una copa de vino de Oporto.

Bacalao en Lisboa

Resulta un plan ideal para la típica tapa de medio día y en un marco incomparable, pues este magnífico local rinde homenaje a los pescadores portugueses y a los pastores de la Serra da Estrela con sus famosas croquetas rellenas de queso.

Ir de tapas en el Mercado da Ribeira

Aunque es bastante turístico, no podemos dejar de recomendarte para un buen tardeo elegir el Mercado da Ribeira. Sin duda, el sitio más cool de la ciudad con un buen rollo impresionante. Lugar joven, música en directo, tapas, cerveza, vinos, helados, croquetas, marisco… Aquí puedes elegir el producto que quieras entre los distintos puestos y sentaros a degustarlo en las largas mesas situadas al centro del mercado junto con la gente del lugar.

Mercado en Lisboa

Restaurantes de LX Factory

En cualquiera de los locales ubicados en el LX Factory (del cual también te hablamos en nuestro post sobre la Lisboa más alternativa) encontraras ese aire industrial y «diferente» que andas buscando en la ciudad. A nosotros nos apetecía comer en una buena terracita ya que nos salió un día fantástico, por lo que elegimos en el Restaurante Borogodó, un local informal y joven que no se distingue por la calidad de la comida pero sí por sus fabulosos cócteles y sangrías escuchando buena música. Fue la combinación ideal que andábamos buscando en ese momento.

Comer en LX Factory de Lisboa

Y con la zona de LX Factory cerramos este artículo sobre algunos lugares alternativos para comer y beber en Lisboa. Como comentamos antes, todos están basados en nuestra experiencia y sin gozar de ningún tipo de colaboración o patrocinio. Seguro que hay infinidades de sitios más donde degustar la gastronomía portuguesa, por lo que si tienes alguna recomendación más y nos la quieres aportar en los comentarios, estaremos encantados de añadirla a este post.

Interacciones con los lectores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros post que podrían interesarte...